viernes, 13 de noviembre de 2015

11 de Noviembre de 2015

Durante esta clase, nuestro grupo, compuesto por nosotras cuatro y otras cinco chicas, expusimos el trabajo de investigación sobre "El desarrollo evolutivo del dibujo", tema sobre el que decidimos ampliar nuestros conocimientos tras leer los dos primeros capítulos del libro Didáctica de la Educación Artística
Nosotras, centramos nuestro estudio en el autor nombrado en el libro llamado Viktor Lowenfeld, el cual hizo una clasificación de las etapas del desarrollo del dibujo infantil que es, una importante referencia de los estudios evolutivos. Aunque este autor articuló seis etapas, nosotras nos centramos tan sólo en las cuatro centrales puesto que son las que abarcan la educación primaria. Pero quisimos llevar nuestro estudio más allá, y quisimos crear nuestro propio estudio y sacar nuestras propias conclusiones sobre los dibujos de niños de distintas edades, así que pedimos a cinco niños que se pintasen a ellos mismos de vacaciones con sus familias. 
El estudio de Lowenfeld afirmaba que en la segunda etapa, la cual él denominaba como Preesquemática y abarcaba edades de los 4 a los 7 años. En ella, el arte se convierte en la comunicación de uno mismo, el color tiene poca relación con la realidad, y la inclusión de los detalles es gradual. La niña que nosotros escogimos para nuestro estudio se llamaba Alba, tenía 6 años y era un claro ejemplo de dibujo perteneciente a esta etapa, ya que plasmaba las características de esta etapa preesquemática. La etapa Esquemática abarca edades de los 7 a los 9 años, en ella, las formas se hacen mucho más definidas y son fácilmente reconocibles para los adultos, se establece una línea base para los objetos, que tienen dos dimensiones, etc. Las peques que escogimos para esta etapa son Inés e Iciar, de 7 y 8 años respectivamente, ambas pequeñas, con sus dibujos se puede ver perfectamente las características que Lownfeld describe en esta etapa. La etapa del Realismo comprende las edades de entre 9 y 11 años. En esta etapa los niños buscan que sus dibujos sean más fieles a al realidad, la linea de base va desapareciendo porque se empieza a concebir el suelo como un plano, y lo que era la línea de cielo pasa gradualmente a ser la línea de horizonte. La niña que hemos asociado a esta etapa es Lucía, que tiene 8 años, y aunque su edad no corresponde a la edad que Lowenfeld establece, sus dibujos si lo hacen a través de las características de los mismos. La etapa Seudorealista abarca las edades de los 11 a los 13 años, en dicha etapa, el producto final adquiere mayor importancia, las proporciones comienzan a parecerse a la realidad, las expresiones faciales varían, entre otras muchas características. Nuestro pequeño asociado a esta etapa se llama Jose y tiene 12 años, y en su dibujo se pueden ver numerosas de las características que Viktor enumera en sus estudios. 

Todos nosotros en clase pudimos comprobar que el dibujo no expresa la personalidad, sino que depende de muchos agentes el resultado final del mismo, y aunque no pertenezcamos a las edades establecidas por el autor, nuestros dibujos tienen rasgos característicos de las etapas, y es que, el dibujo no deja de ser arte y no hay que buscarle historias raras, ya que la mayor de las verdades está en el conocer a cada uno de nuestros alumnos de manera personal. A pesar de que la mayor parte de nuestro estudio con los peques hayan coincidido con las edades que este autor establece, hicimos una actividad para demostrar que las edades no son más que un número plasmado en un papel, y que toda etapa es orientativa en lo que al desarrollo del dibujo se refiere. Es cierto que a través de los dibujos, los niños van expresando algunos de los rasgos de su personalidad como pueden ser sus miedos, emociones y forma de ver el mundo, pero los dibujos nunca pueden sustituir a otras herramientas, sino que tiene que servirnos como una información adicional para conocer más al pequeño. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada